Individuos distópicos


Ignorante, confundido, asustado

Me preguntó alguien el otro día si todavía me gustaba la novela 1984 y le tuve que responder la verdad, que nunca me gustó. Otra cosa es que en su día la tuve que leer por necesidades del guión de la vida de un estudiante y que aquella lectura me dejó marcado y me movió a nuevas relecturas y revisiones cuando empecé mi labor literaria en internet con Area Subliminal.

Me marcó 1984 porque me dejó aquella impresión de propuesta de un futuro distópico que yo creí imposible, al menos para una sociedad occidental y de base cristiana. Y desde aquella convicción profunda me sorprendía la aparente ingenuidad de Orwell al concebir aquella niñería como novela seria de ciencia ficción.

Pero a raíz de la investigación de lo sucedido a partir del 11 de septiembre de 2001 y de observar la dirección que Occidente ha tomado desde entonces, mis sensaciones han cambiado del descrédito al asombro por la precisión con la que Orwell, Bradbury y Huxley describieron al individuo, a las élites y a las sociedades occidentales del futuro distópico en el que ya estamos metidos de cabeza.

Nuestras sociedades son distópicas porque los individuos que las componen son distópicos, están en trance de descomposición ética y casi desprovistos ya de la propia cualidad de humanos mientras se dejan adoctrinar por la siguiente serie de Netflix y esperan el próximo envío de amazon o aliexpress. Son seres voluntariamente ignorantes, consentidamente confundidos, y permanentemente asustados. Yo nunca habría apostado a que cosas como la neo-lengua o el doble-pensar fueran a ocurrir en mi tiempo de vida. Y aquí estoy viendolas con ojos como platos.

A la gripe ahora se la llama covid-19; la mayoría de la gente se deja pinchar confiada un cóctel de tóxicos al que se tilda de «vacuna» y mira con malos ojos al que no transige, y la obligatoriedad de un pasaporte digital para el control mediante el crédito social tipo chino está en serio riesgo de implantación en todo Occidente.

Ni en mis peores sueños de adolescente aficcionado a las novelas de ciencia ficción habría yo apostado por un desbarajuste así. Y sin embargo, aquí está.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.